Enviado por ngatica@samara.cl el 07/Sep/2018

Roberto Parra (41) siempre fue un asiduo jugador del Loto y aunque había perdido la costumbre, este año decidió retomarla y cada vez que lo hizo no dejó ningún número al azar. Así fue como en julio de 2018 en una agencia de Iquique jugó los números escogidas por algún significado, entre ellos el 33 que según explica, simboliza la compasión. Decidido, Parra no dudó al dictarlos, sin embargo, un mal entendido hizo que en lugar del 33, se marcara el 23, un afortunado error que lo hizo acreedor de un premio que según el propio Roberto, “sentía que podía ganar”. 

Desde hace unos años este ingeniero del rubro minero se ha interesado por la astrología y lo esotérico, descubriendo en su vida la sincronicidad, concepto que Carl G. Jung definió como “la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero de manera no causal”. Roberto Parra también se ha adentrado en los temas astrológicos como la carta astral y el tarot, además posee un conocimiento acabado de los signos zodiacales.

 “La sanación reconectiva es una forma novedosa de sanación que nos conecta con la plenitud del universo y a la vez con la plenitud del ser que somos, y es apropiada cuando una persona necesita sanar a nivel físico, mental, emocional, psicológico o espiritual, cuando tiene problemas crónicos o graves o simplemente porque quieren equilibrio y armonía en su vida”, explica Roberto. Ese es el corazón de su proyecto llamado “Almanti” y fue en búsqueda de recursos para concretar este sueño que decidió jugar una cartilla de Loto, anhelo que ahora podrá concretarse.

Comunicados de prensa