Enviado por molavarria@samara.cl el 28/Ago/2018

Alejandro retiraba  los decodificadores de una empresa de Televisión, en los hogares donde sus residentes o prescindían del servicio o simplemente dejaban de pagar. Trabajo ingrato según el propio chillanejo, donde no siempre era bien recibido por los moradores y del que fue despedido el tres de julio de 2018, justamente el día de su cumpleaños. Sin embargo, el hombre no se rindió a los avatares de la vida y de vez en cuando repartía sushi, eso hasta que le llegó la suerte con su cartilla de Loto jugada por Internet, agregando las otras opciones entre esas la “Revancha”. Fue así como dos días después de un cumpleaños triste, recibió la  gran noticia, que cambiaría para siempre su vida.

“Le llegó la notificación al correo y el creyó que se trataba de una broma o una estafa, le comentó a su jefe del local de sushi y este le dijo lo mismo. Lo cierto es que el correo era claro, se había ganado la Revancha, con la linda cifra de 1.179 millones de pesos”, cuenta Patricio González, Gerente Comercial de Polla, quien conversó con el suertudo de Chillán.

Sin palabras, este chillanejo llegó a su casa a contarle a sus dos hijos y su señora Carmen, en la tranquilidad del hogar se dieron cuenta que no se trataba de una broma, que el sueño era real y que de ahora en más sus vidas iban a cambiar. “Ellos muy tranquilos llegaron hasta acá (oficinas de Polla), a pesar que la emoción iba por dentro y se notaba. Son cosas que reconfortan, imaginar que él había quedado cesante el mismo día de su cumpleaños y que tuvo que darle esa triste noticia a su señora y a sus hijos, para luego enterarse dos días después de una suerte tan distinta” agrega González quien recibió a la familia completa en las oficinas de Polla.

Nueve listas de números tenía Alejandro para jugar al Loto, la que más jugaba y la que lo terminó por hacer millonario, era la de ocupar las cuatro fechas de nacimiento de los integrantes de la familia: La suya, la de su señora, y la de sus dos hijos, a la que agregaba la fecha de su matrimonio y sexto número que siempre dejó al azar. 

 “Lo de Alejandro demuestra que la suerte es algo muy especial, es democrática porque afecta tanto a los grandes como a los pequeños de este mundo, es decir nadie está ajeno a ella. Es por eso que en estas fechas en las que crecen los pozos, la expectación y la ilusión crecen”.

Comunicados de prensa