Enviado por javiera.garcia… el 24/Ago/2018
Derecha
Categoría
Leyes
Texto
Modelo de Prevención de Delitos

Acorde con la tendencia internacional y con la obligación como país de cumplir las normas de la OCDE, es que se dictó -a finales de 2009- la ley N° 20.393 que establece y regula la responsabilidad penal de las personas jurídicas en Chile.

El cumplimiento de esta normativa obliga a cada empresa a implementar un modelo de organización, administración y supervisión para prevenir los delitos de lavado y blanqueo de activos; financiamiento del terrorismo, y cohecho a funcionarios públicos nacionales o extranjeros.

Son cuatro los pilares que sustentan el Modelo de Prevención que nuestra institución ha puesto en marcha. Se trata de contar con un encargado de prevención;  definir medios y facultades del encargado; establecer  un Sistema de Prevención de Delitos, y supervisarlo y certificarlo. 

Para ello se han incorporado nuevas herramientas, políticas y procedimientos que permiten hacer efectivo este sistema de prevención. Es así como se dispone de un canal de denuncias a través de la web y de un servicio telefónico internacional gratuito, para que trabajadores, clientes, agentes y sus dependientes, proveedores y público en general, lo utilicen de manera confidencial  y hagan llegar directamente al Comité de Ética de la empresa sus comentarios y denuncias.

También se ha implementado una política para regalos y otras atenciones de cortesía; procedimientos para reuniones con funcionarios públicos; mejoras en proceso de cobro de premios, entre otras acciones. 

Ley  20.393

La ley determina que las personas jurídicas serán responsables de los delitos cometidos directa e inmediatamente en su interés o para su provecho, por sus dueños, controladores, responsables, ejecutivos principales, representantes o quienes realicen actividades de administración y supervisión, siempre que la comisión del delito fuere consecuencia del incumplimiento, por parte de esta, de los deberes de dirección y supervisión.

Bajo estos presupuestos, serán también responsables las personas jurídicas por los delitos cometidos por personas naturales que estén bajo la dirección o supervisión directa de alguno de los sujetos mencionados.

Sin embargo, se considera que los deberes de dirección y supervisión se han cumplido cuando, con anterioridad a la comisión del delito, la persona jurídica hubiere adoptado e implementado modelos para prevenir delitos como el cometido.